Cocinando un 2018 sabroso

cocinero delante de una masa

NOTA: El plazo para apuntarse al reto ha finalizando pero a lo largo de 2018 iré abriendo algunas plazas más, si estás interesado puedes escribirme a  info@silvialopezrodriguez.com y  te avisaré cuando tenga plazas libres.

 

Te sientas tranquilamente delante de tu agenda, con todas tus buenas intenciones, con la ilusión de estrenar (estrenas bolígrafo, año, agenda, libreta…), te han preguntado ya 20 veces en lo que va de Cafe y agendaaño cuáles son tus propósitos para este 2018, has leído o escuchado los de decenas de personas en redes sociales, en la televisión, en tu familia, con tus amigos, en el trabajo…definitivamente te vas a poner a definir tus propósitos, y lo vas a hacer por escrito porque has leído que es mejor, pero entonces notas que sientes cierta pereza y quizás una sensación de dificultad te sobreviene, de esfuerzo, de inseguridad ¿y si fracaso?, de dudas ¿y si no es esto lo que yo quiero?, de agobio ¿y si luego no tengo tiempo?

Si te has sentido así, hoy escribo para ti. Si vas con prisa también puedes ver este video en el que te explico brevemente el reto que te propongo para que este año no se te resistan esos propósitos de año nuevo.

Si te gusta aprender y mejorar cada día y quieres construir una vida en la que te encuentres a gusto y satisfecho, probablemente ya habrás descubierto que fijarte objetivos es un sistema eficaz para lograrlo.

En el mes de Enero a los objetivos nos gusta llamarlos propósitos ¿significa lo mismo para ti o tiene algún matiz?

Tengo que reconocer que en mi caso, el término propósitos me produce cierta desconfianza, me inspira mucha intención y poca acción, es como si en la propia palabra estuviera implícita la sensación de no llegar a cumplirlo. Pero esto no es una realidad, es solo una percepción porque la única diferencia entre los objetivos y los propósitos, es la época del año.

La realidad es que estamos en Enero y puedes aprovechar la inercia y la energía del nuevo año para coger fuerza y motivación, pero recuerda que son tus propósitos de 2018, no de Enero de 2018.

Yo prefiero hablarte de metas, objetivos, retos, ¿Y por qué no? de logros, imagínate como sería tu vida si este año tus propósitos se convirtieran en logros.

Este es mi objetivo: Quiero que este año conviertas tus propósitos en logros.

Llámalos como quieras

No importa su nombre, lo que importa es que te salga una sonrisa y una fuerza interior desmedida cuando pienses en ellos, que te apetezca escribirlos, colorearlos y contarlos a todo el mundo, esos son los propósitos que transformarás en logros.

¿Cuánto sentido tienen para ti todos esos objetivos que rondan tu cabeza? ¿Qué sentido tiene en tu vida conseguir eso? ¿Qué diferencia va a marcar?

Quédate con aquellos que enciendan algo dentro de ti cuando pienses en ellos, una fuerza, un motor, un impulso, la ilusión de empezar y alcanzar algo, pero no la pereza de una obligación, de algo que toca o que simplemente debes hacer.

Dalos por hecho

Tus objetivos son más que una intención, yo confío plenamente que serán tu realidad.

Recuerda esas ocasiones en las que un amigo te pide un favor y le dices “dalo por hecho”, guarda esa sensación de confianza y de certeza y trasládala a ti mismo.

Esta realidad la vas a crear con tu determinación y con tu compromiso, porque si tus objetivos te ilusionan vas a subir montañas gustosamente con ellos en la mochila, pesen lo que pesen y además te verás como el tipo de personas que cumple sus metas y propósitos, reconocerás en ti la suficiente fuerza de voluntad o autodisciplina y confiarás que tienes las capacidades para lograrlo.

No necesitas luchar para sentir todo esto, sino que vendrá, cuando te fijes los objetivos adecuados, cuando creas en ti y  en esa posible realidad que quieres alcanzar.

No te pases de flower-power

Es posible cumplir tus metas, siempre que sean realistas. Te recomiendo que si tienes que pecar de algo, sea de empezar por algo tan pequeño que te dé hasta vergüenza planteártelo.

Crea sueños muy grandes con una visión a largo plazo pero márcate unos objetivos anuales, mensuales, semanales o diarios realistas.

De la intención a la acción

La determinación hay que traducirla en hábitos, y esto no va solo de adquirir nuevos hábitos, sino también de desaprender y dejar de hacer.

Sé por experiencia que la única forma de traducir esas intenciones y dudas en satisfacción por haber logrado tus metas es actuar cada día, hacer cosas diferentes y reconocer que a veces necesitamos un apoyo, una ayuda, alguien que nos impulse.

Lo sé porque ese ha sido mi 2017, yo pensaba a veces “Yo puedo sola” (si además soy psicóloga y soy coach, no necesito a nadie más…), pero esto es un error que no quiero que cometas. Claro está que en mi caso tengo cierta ventaja, tengo más conocimiento teórico de estos temas, más herramientas y más autoconocimiento que algunas personas, pero esto no es garantía de nada.

Los objetivos no se cumplen con un manual de psicología en la mano, ni tampoco cuando te has visto 100 videos en youtube o te has leído 200 libros, se cumplen actuando y dejando atrás tus límites.

Para hacer esto a veces necesitamos permitirnos una ayuda. Alguien que te acompañe, que te comparta su visión, te haga de espejo,  te de la mano y también un pequeño impulso para que la inercia te siga acompañando después. Esta ayuda puede venir de varias formas, pero sin duda un coach es esa persona.

Marca la diferencia

Podría continuar este artículo contándote cómo implantar estos nuevos hábitos pero, sinceramente, pienso que desglosar aquí 5 consejos más no va marcar una diferencia en tu vida (y  tampoco en la mía porque hay cientos de artículos contándote esto).

Escribir artículos en mi blog fue uno de mis objetivos de 2017, pero he tomado la decisión de ir más allá:

Yo ya no quiero cumplir mis propósitos, quiero que tú cumplas los tuyos, quiero que tú puedas marcar esa diferencia en tu vida. Ese es mi propósito, si tu cumples, yo cumplo.

Sería como comparar leer una receta con cocinar, ¿verdad que no es lo mismo?

De hecho si te fijas, las personas que saben cocinar van más allá de las recetas, no cocinan con manual sino que simplemente saben, intuyen, prueban y lo más valioso que comparten es una experiencia llena de sutilezas y matices que no se reflejan en la receta pero que son clave para que quede delicioso.

Yo no quiero únicamente darte la receta, quiero cocinar junto a ti para que tus objetivos queden deliciosos, apetecibles y te comas este 2018.

cortando verduras

¿Quieres cocinar conmigo tus objetivos?

Pues es muy fácil:

  1. Escríbeme antes del 26 de Enero a info@silvialopezrodriguez.com diciéndome que quieres apuntarte al RETO GRATUITO “cocinando juntos un 2018 sabroso”.
  2. Una vez apuntado al reto tendrás contacto directo conmigo vía email a lo largo de 4 semanas para apoyarte en este proceso, o en la elaboración de esta receta más bien 😉
    • Te enviaré un cuestionario para que me cuentes tu situación y objetivos (y comiences a relfexionar)
    • Lo leeré detenidamente y te haré algunas preguntas más
    • Te propondré uno o dos ejercicios personalizados para que puedas darle esos matices a tu receta personal, esos que tú necesitas, no habrá recetas generales.
    • Mantendremos un continuo contacto por email y a través de audios para apoyarte en todo el proceso y realizar un seguimiento final.

Dada la atención personalizada que te ofrezco en este reto, las plazas son limitadas ¡No lo dejes para el último día!

Estoy deseando que cocinemos juntos tus objetivos.

Deja tu comentario

Tu correo electónico no será publicado. Los campos obligatorios estan marcados con un *