¿Sabes cuál es uno de los grandes frenos de las PYMES y empresas familiares para mejorar en la gestión de las personas?

El Liderazgo: en concreto tu motivación para poner en práctica todo aquello que te recomendamos los expertos en personas y gestión de RRHH.

¿Te da pereza liderar, motivar y gestionar personas? ¿Lo ves muy difícil? ¿Piensas que una cosa es la teoría y otra la práctica? ¿Crees que en tu empresa no es necesario?

Te lo diré alto y claro: Todo eso que piensas son excusas. Quiero que dejes de ponerte excusas y encuentres tu motivación para liderar y así puedas comenzar a ser el líder que tu empresa necesita para poder crecer, tener mejor ambiente de trabajo y mejorar los resultados de tu empresa.

Quizás sientes que no sabes por dónde empezar y por tanto no ves posible ni sabes cómo podrías aplicar en tu caso particular algo de todo eso que te decimos que deberías hacer en tu empresa: liderar, motivar, mejorar la comunicación, desarrollar las capacidades de tu equipo etc.

Y así, en esta inercia, se te van pasando los días dando prioridad a otros aspectos, pasando un día tras otro esta tarea a tu lista de pendientes, de cosas para cuando tengas tiempo…¡Ay el maldito tiempo! si piensas que no tienes tiempo para liderar, ya te diré que estás equivocado y quizás te interese leer este artículo, estoy segura que al finalizarlo te habrás convencido de que el tiempo no es tu problema.

Y de pronto un día cualquiera, cuando menos te lo esperas aparece de nuevo: ese conflicto o discusión con una persona de tu equipo, se produce  algún error importante y te das cuenta que la comunicación ha fallado, alguien no hace su trabajo como a ti te gustaría, quizás no se cumplen los objetivos, no se toma la iniciativa como quisieras o tal vez se ha generado un nivel de estrés que desmotiva y pone de uñas a todos (incluido a tí mismo)….

¿De verdad quieres olvidarte de todos los problemas que tienes con las personas otra vez?

Me sigue sorprendiendo cuando al inicio de un proyecto mis clientes me preguntan con cara de agobio: Silvia, ¿tú crees que esto tiene solución? ¡Pues sí! Claro que hay arreglo, hay mil soluciones para cada problema, mil herramientas que puedo poner a tu disposición para que consigas tus objetivos y por supuesto  un largo camino de aprendizaje y horas de dedicación por tu parte. Hoy te quiero contar qué es lo primero que debes hacer para iniciar ese camino y no dejarlo pasar una vez más.

Volvamos de nuevo a la idea de que no crees que nada de esto que dicen los expertos en RRHH sea posible en tu caso y en tu empresa.

¿No sabes por dónde empezar? Quizás te sorprenda mi respuesta:

Debes empezar por ti.

¿Por qué por ti? Porque eres la única persona sobre la que tienes 100% capacidad de acción y control. No resulta tan sorprendente si te paras a pensarlo:

¿Cómo quieres influir y liderar a los demás si no decides primero liderarte a ti mismo para conseguir tus objetivos?

 

Primer paso: Encuentra tu motivación para liderar

  • ¿Para qué quieres liderar a tu equipo?
  • ¿Para qué quieres personas motivadas?
  • ¿Para qué quieres mejorar las habilidades de tu equipo?

¿Quizás para tener menos estrés? ¿Más tiempo? ¿Evitar conflictos? ¿Tomar mejores decisiones? ¿Enfadarte menos? ¿Tener más tranquilidad? ¿Dejar de estar todo el día repitiendo y pidiendo lo mismo? ¿Quieres que todo funcione perfectamente en tu ausencia? ¿Trabajar más a gusto?….

Solo tú lo sabes: contesta sinceramente

¿Para qué quieres aprender a liderar a tu equipo?

 

Segundo paso: Ponte la actitud adecuada para liderar

  • ¿Quieres estar motivado y actuar?
  • ¿Quieres coger el timón y marcar un rumbo o prefieres ir a la deriva a ver por dónde te lleva la marea?

La actitud del líder incluye claridad, determinación, visión, confianza, creer en ti y en los demás y sobre todo…

Creer que otros resultados y otras relaciones en tu empresa son posibles

 

Tercer paso: Persiste, Resiste e Insiste

Para mantener la motivación necesitas atender a tus progresos

  • Primero, fíjate metas cortas, asumibles y creibles para tí. Quizás te interese descargarte esta guía que he elaborado especialmente para tí que estas en este punto, para que comiences a plantearte objetivos de cambio y puedas actuar para conseguirlos.
  • Segundo, monitoriza lo que vas consiguiendo y las dificultades que tienes en el camino.
  • Tercero, ve adaptando y modificando tus acciones según las necesidades de cada momento, este será un camino de aprendizaje, con altos y bajos, con logros y frustaciones, pero recuerda “Tu diriges y tu decides qué y cómo actuar”.

 

Silvia López