¿En qué puedo ayudarte?

  • Diagnóstico y adecuación de las Políticas, herramientas y procedimientos de RRHH
  • Plan estratégico de RRHH
  • Definición y comunicación de la cultura y valores corporativos
  • Formación y desarrollo de las personas en la organización: procesos de coaching, programas de formación a medida, diseño de sistemas de evaluación y feedback, planes de desarrollo y promoción, etc.
  • Revisión y/o definición de la estructura organizativa (organigrama) y puestos de trabajo (funciones, competencias y perfil profesional)
  • Facilitación de procesos de cambio organizacional
  • Diagnóstico y mejora del ambiente de trabajo, motivación, estilos de liderazgo y comunicación
  • Mejora de la salud y el bienestar en la empresa: Mindfulness, gestión del estrés, comunicación saludable, etc.
  • Sistemas y herramientas de mejora de la productividad: gestión del tiempo, trabajo por objetivos, planificación, etc.

¿Por qué bucar un apoyo externo en estos ámbitos?

Porque liderar una PYME no es nada fácil

Quizás los números no sean un gran problema para ti, el crecimiento de la facturación es más sencillo de controlar pero ¿qué ocurre con las personas?  Si tu empresa ha crecido, ya no sois sólo un grupito, ya no emprendes, ya no es solo tu familia, ahora TIENES UNA EMPRESA que necesita un líder, un líder como tú. Trabajando conmigo aprenderás a ser el líder que tu empresa necesita y olvidarte del Estrés, falta de tiempo y desmotivación.

  • ¿Sientes que no existen reglas?
  • ¿Cada persona hace y deshace a su manera?
  • ¿Las decisiones sobre cómo gestionar a las personas se toman de forma individual sin atender a criterios homogéneos para todos?
  • ¿Te pasas el día de aquí para allá, saltando de una tarea a otra, sin tiempo para nada y apagando fuegos?
  • ¿Todo el día con enfados y malentendidos?
  • ¿Desigualdades y desmotivación? todos piden y nadie valora lo que tiene.
  • ¿Tienes empleados difíciles que nunca están contentos y con los que te cuesta comunicarte?

Si no sabés qué es exactamente pero crees que necesitas cambiar algo en tu empresa, en tu gestión de los empleados:

ESTÁS EN EL LUGAR ADECUADO

Trás más de 10 años trabajando con PYMES  y empresas familiares sé cuales son tus limitaciones, conozco de primera mano todo aquello que no te está dejando crecer, es probable que lo que funcionaba cuando tu empresa eran 5 personas, ya no funcione cuando sois 50 o 100 personas.

Por ello he desarrollado una metodología única y multidisciplinar para que superes estas limitaciones y puedas crecer, para que puedas convertirte en el líder que necesitas ser para lograr la empresa y la vida que siempre has soñado.


¿Qué fases tiene mi trabajo contigo?

Primero nos conocemos y tomamos el pulso a tu empresa:

Necesitamos conocernos y establecer una relación de confianza mutua, te explicaré en detalle cómo será el trabajo, qué vamos a hacer y qué vas a lograr, aclararemos todas las dudas que puedas tener sobre nuestro trabajo.

Pero no me sirve con conocerte solo a tí, necesito saber cómo respira tu empresa, cómo respiran tus empleados, qué les motiva, qué sienten, qué perciben, me transmitirán su percepción ya sea a través de entrevistas o cuestionarios individuales. Tomaré así el pulso a tu empresa.

Segundo, pasamos a la acción:

Como ya te he adelantado, lo más importante es pasar a a la acción así que construiremos juntos un plan para que te pongas en marcha e incorpores los cambios que necesitamos ver en tu empresa y en ti como líder.

 

Y por último, te acompaño en el camino:

A partir de aquí, tú eres el protagonista, te llevaré de la mano en tus primeros pasos, te acompañaré en la sombra, te ayudaré a subir montañas y superar obstáculos para convertirte en el cambio que quieres ver en tu empresa.

 


¿Cómo haremos todo esto?

La flexibilidad y la adaptación son cualidades que valoro mucho por su efectividad.

No me gusta atarme a una metodología, para que tengas la ayuda que tú y solo tú necesitas.

A veces tendremos reuniones, a veces te daré ideas o indicaciones, pautas sobre cómo actuar y otras veces necesitaremos sesiones de coaching para que tú comiences a volar por tu cuenta, quizás pueden ser necesarias actividades formativas que te enseñen a ti y a tus empleados nuevas habilidades, etc. Por lo tanto, construiremos juntos, según tus necesidades,

Lo importante eres tú y tu empresa y que consigas tus objetivos.

La caja de herramientas la tengo repleta y sacaré lo que necesitemos en cada momento.

Solicita una sesión gratuita de consulta conmigo en la que mantendremos una conversación (física, telefónica o por skype) de 20-30 minutos.

Cuéntame qué te preocupa o qué necesitas, te escucho y te digo sinceramente si te puedo ayudar.

Javier Rodríguez Linkedin

Javier Rodríguez González

En mi situación particular, tras una revisión del organigrama en mi empresa, yo me enfrentaba un cambio de puesto. Tenía el reto de asumir la Responsabilidad del nuevo departamento de RRHH en mi empresa, esto implicaba una mayor responsabilidad respecto a mi anterior puesto y además requería saber manejar una serie de problemas que eran nuevos para mí.

Gracias a las sesiones de coaching conseguí marcar prioridades y organizarme mejor, di más importancia a las cosas que más requieren mi atención, comprendí que la gente necesita ser escuchada y tenida en cuenta para muchas de las decisiones y que es necesario hacer que se sientan parte importante del proyecto.

Lo que más me gustó fue todo lo aprendido en este camino y poder mejorar mis habilidades para ser capaz de que la gente responda ante excesos de demanda y buscar también la forma de que la dirección de la empresa ponga de su parte para mantener motivados a los trabajadores.

Cuando estas empezando a salir de tu “zona de confort”  es importante contar con un apoyo externo, un proceso de coaching te ayudará a crecer y confiar más en tu trabajo diario.

 
2017-10-04T10:58:18+00:00
En mi situación particular, tras una revisión del organigrama en mi empresa, yo me enfrentaba un cambio de puesto. Tenía el reto de asumir la Responsabilidad del nuevo departamento de RRHH en mi empresa, esto implicaba una mayor responsabilidad respecto a mi anterior puesto y además requería saber manejar una serie de problemas que eran nuevos para mí. Gracias a las sesiones de coaching conseguí marcar prioridades y organizarme mejor, di más importancia a las cosas que más requieren mi atención, comprendí que la gente necesita ser escuchada y tenida en cuenta para muchas de las decisiones y que es necesario hacer que se sientan parte importante del proyecto. Lo que más me gustó fue todo lo aprendido en este camino y poder mejorar mis habilidades para ser capaz de que la gente responda ante excesos de demanda y buscar también la forma de que la dirección de la empresa ponga de su parte para mantener motivados a los trabajadores. Cuando estas empezando a salir de tu “zona de confort”  es importante contar con un apoyo externo, un proceso de coaching te ayudará a crecer y confiar más en tu trabajo diario.  
Patricia Avia foto linkedin

Patricia Avia

En mi caso llevaba un año buscando trabajo y además con muchos cambios personales y profesionales.

Con la ayuda de Silvia conseguí comprender que las heridas emocionales ya tenían que cicatrizar y que si no soltaba el pasado, difícilmente llegaría el futuro.  Y así fue ya que con su ayuda y la de un plan de empleo juvenil conseguí  unas prácticas de 3 meses  como Auxiliar Administrativa y después me contrataron un año.

Además he aprendido a conocerme interiormente, saber realmente cuáles son mis debilidades y fortalezas y mejorar ambas convirtiéndolas en puntos favorables.

Lo que más me gustó de trabajar con Silvia fue su cercanía y su forma de hacer que cada sesión fuese una conversación donde sabía profundizar en algunos ámbitos con sólo mirarme.

Te recomiendo sus sesiones, ya no solo por mejorar de cara a conseguir un puesto de trabajo, sino porque ponerte en sus manos te ayuda a crecer como persona y eso no tiene precio.
2017-10-04T10:58:36+00:00
En mi caso llevaba un año buscando trabajo y además con muchos cambios personales y profesionales. Con la ayuda de Silvia conseguí comprender que las heridas emocionales ya tenían que cicatrizar y que si no soltaba el pasado, difícilmente llegaría el futuro.  Y así fue ya que con su ayuda y la de un plan de empleo juvenil conseguí  unas prácticas de 3 meses  como Auxiliar Administrativa y después me contrataron un año. Además he aprendido a conocerme interiormente, saber realmente cuáles son mis debilidades y fortalezas y mejorar ambas convirtiéndolas en puntos favorables. Lo que más me gustó de trabajar con Silvia fue su cercanía y su forma de hacer que cada sesión fuese una conversación donde sabía profundizar en algunos ámbitos con sólo mirarme. Te recomiendo sus sesiones, ya no solo por mejorar de cara a conseguir un puesto de trabajo, sino porque ponerte en sus manos te ayuda a crecer como persona y eso no tiene precio.
Graciela Fernández

Graciela Fernández Fernández

Cuando contacté con Silvia estaba desempleada y en búsqueda activa de trabajo, con varios procesos de selección abiertos y desmotivada realmente porque no sabía qué era lo que estaba haciendo mal en cuanto a mis respuestas y mi actitud en las entrevistas de trabajo y además  tenía dudas sobre determinados comportamientos de los reclutadores y de las fases de los procesos de selección en los que estaba inmersa.

Con su ayuda le pude dar un giro más positivo a algunas preguntas que siempre me hacían en las entrevistas de trabajo y que los entrevistadores cuestionaban, por ejemplo, "¿por qué has cambiado tantas veces de trabajo"? (yo trabajaba en Madrid en donde es más fácil cambiar de trabajo que en Asturias) ; en vez de seguir contestando únicamente que "había aceptado contratos de trabajo temporales porque me había tocado la crisis después de un empleo en el que estuve 3,5 años ", empecé a contestar además que "esos cambios me habían proporcionado una capacidad de flexibilidad y adaptación en distintos puestos dentro de un departamento financiero, y que estaba muy orgullosa de esa situación"

También modifiqué mi actitud y tono de voz en las entrevistas: empecé a mostrar una actitud más profesional y menos amistosa, por lo menos desde el inicio de la entrevista. Y a medida que la entrevista iba avanzando, empecé a mostrarme más natural y amigable.


Ahora soy más positiva y estoy más segura de  mi CV y mi actitud en los procesos de selección y finalmente  he conseguido trabajo. En las 2 entrevistas que tuve en el proceso de selección, apliqué tus consejos.

Lo que más me gusto es que me hizo ver que las situaciones que me sucedían eran más habituales de lo que creía, por ejemplo, que un reclutador no me diera un "feedback" o no me informara de una negativa tras un proceso, o el hecho de asistir a una 1ª fase de selección con 8 personas más en las que tenía que realizar test psicotécnicos o de personalidad sin saber la empresa para la que era la oferta aplicada.

En su trabajo conmigo,  antes de darme los consejos, analizó  muy bien la situación y me dio respuestas de manera empática,  su  "saber escuchar" da tranquilidad y motiva. Transmite positividad.

Recomiendo sus sesiones si estás en una situación similar a la  mía.
2017-10-04T14:00:38+00:00
Cuando contacté con Silvia estaba desempleada y en búsqueda activa de trabajo, con varios procesos de selección abiertos y desmotivada realmente porque no sabía qué era lo que estaba haciendo mal en cuanto a mis respuestas y mi actitud en las entrevistas de trabajo y además  tenía dudas sobre determinados comportamientos de los reclutadores y de las fases de los procesos de selección en los que estaba inmersa. Con su ayuda le pude dar un giro más positivo a algunas preguntas que siempre me hacían en las entrevistas de trabajo y que los entrevistadores cuestionaban, por ejemplo, "¿por qué has cambiado tantas veces de trabajo"? (yo trabajaba en Madrid en donde es más fácil cambiar de trabajo que en Asturias) ; en vez de seguir contestando únicamente que "había aceptado contratos de trabajo temporales porque me había tocado la crisis después de un empleo en el que estuve 3,5 años ", empecé a contestar además que "esos cambios me habían proporcionado una capacidad de flexibilidad y adaptación en distintos puestos dentro de un departamento financiero, y que estaba muy orgullosa de esa situación" También modifiqué mi actitud y tono de voz en las entrevistas: empecé a mostrar una actitud más profesional y menos amistosa, por lo menos desde el inicio de la entrevista. Y a medida que la entrevista iba avanzando, empecé a mostrarme más natural y amigable. Ahora soy más positiva y estoy más segura de  mi CV y mi actitud en los procesos de selección y finalmente  he conseguido trabajo. En las 2 entrevistas que tuve en el proceso de selección, apliqué tus consejos. Lo que más me gusto es que me hizo ver que las situaciones que me sucedían eran más habituales de lo que creía, por ejemplo, que un reclutador no me diera un "feedback" o no...