Clientes que anhelan una solución mágica, que buscan incansablemente la herramienta perfecta de RRHH que les solucione todos sus problemas y preocupaciones.

Esto es algo que me encuentro a diario en mi trabajo como consultora y como es posible que imagines, esta solución mágica no existe, o no al menos donde la mayoría de mis clientes y probablemente también tú que me lees la estás buscando…

Sin embargo desde mi punto de vista sí que puede que exista algo de mágico en la función de RRHH y en la figura del Líder…

Utilizaré una metáfora para explicarte a que me refiero, ¿Recuerdas cómo es el rol del hada madrina en los cuentos?

  • Suele ser una persona entrañable y cariñosa, confiable y con la que es fácil comunicarse.
  • Tiene una gran sabiduría y conocimiento de su entorno.
  • Su tarea es proteger y cuidar a una persona que tiene el destino de desarrollar una misión importante o  que tiene la capacidad de desvelar un potencial o poder oculto.
  • Se mantiene siempre observando en un segundo plano sin que la vean.
  • Actúa solo cuando es necesario.
  • Recuerda a su pupilo la importancia de los valores y los principios para no desviarse del camino correcto
  • Cuando es necesario actúa y presta ayuda dando habilidades y poderes a sus protegidos.

¿Verdad que todo esto tiene bastante relación con el rol ideal del líder? De hecho aquí radica el quid de la cuestión:

No existe una solución mágica porque es el líder quién   hace la magia.

El líder tiene en su interior todo el potencial para poder crear esa solución mágica a medida que tanto busca fuera de sí mismo.

Siguiendo la metáfora, el líder debería asumir el papel del hada madrina para:

  • Mostrar a su equipo cuál es el camino adecuado. (Transmitir la visión y objetivos)
  • Acompañar a las personas en este camino. (Mostrar apoyo)
  • Creer y transmitir fervientemente el potencial de las personas (el suyo propio el primero).
  • Ver como las personas superan obstáculos (y estar ahí cuando se caigan o no sepan cómo afrontarlos).
  • Apoyar a las personas en su crecimiento facilitando que adquieran nuevas habilidades.(Facilitar el desarrollo profesional)

Si tienes una empresa o un equipo de personas a tu cargo quizás ahora mismo estes pensando que menudo papelón te ha tocado asumir en esta función, te entiendo, dirigir y desarrollar personas puede ser una ardua tarea a veces, tan ardua como ineludible.

Si quieres puedes seguir buscando soluciones fuera pero no te garantizo los resultados que buscas.

  • Imagina una empresa con 20, 100 o 500 personas y que todas ellas compartan una misma visión, valores y dirección ¿No sería mágico?
  • Imagina personas que van felices a trabajar cada día…
  • Imagina sonrisas en cada saludo…
  • Imagina respuestas a cada pregunta…
  • Imagina ideas nuevas cada día…
  • Imagina el orgullo de ver a tu equipo crecer…
  • Imagina Ilusiones compartidas y logros celebrados…
  • Imagina personas aportando todo su potencial…
  • Imagina a tus empleados hablando bien de su empresa, de sus trabajos y…¡De sus jefes!
  • Imagina personas que hablan y se entienden…
  • Imagina equipos unidos…

¿Qué más te gustaría imaginar en tu empresa? Dímelo tú.

Quizás esta visión te parezca idílica ¿Un Cuento de hadas? Por supuesto que lo es, detrás de la cara A siempre existe la cara B, pero quiero que te atrevas a ir más lejos de las limitaciones porque para conseguir los resultados que quieres tienes que arriesgar más. Estos resultados son posibles pero solo los podrás generar trabajando el liderazgo desde tu interior y de forma auténtica.

Atrévete a imaginar y a soñar porque la magia en RRHH sí es posible, es la magia de las personas.

Si te conviertes en un líder que cree en la magia de las personas, podrás conseguir resultados mágicos.

Hoy no te mostraré caminos, pasos o estrategias, hoy, solo te pido que creas en la magia, que creas en las personas.