Para llegar a un destino nuevo necesitas un MAPA

Un MAPA puede tomar muchas formas, puede estar en tu cabeza porque ya has ido a ese lugar en otras ocasiones, puede ser un mapa físico o puede estar en un dispositivo móvil o un gps.

El caso es que cuando necesitas llegar a un lugar nuevo necesitas uno. Hoy te desvelo el misterio pronto, hasta ahora has ido por la vida sin MAPA y por eso nunca llegas a donde te propones ir.

Hoy te explicaré los cuatro pasos necesarios para crear el MAPA que te llevará a donde quieras:

Mirada

Atención

Planificación

Accción

Te explicaré cómo puedes aplicar cada uno de los pasos:

Mirada

De entre todos los sonidos, olores, sensaciones e imágenes que te rodean, tu cerebro necesita escoger algunos para poder procesarlos ya que nuestra capacidad de percepción y procesamiento es limitada.

Este filtro que hacemos depende de diferentes factores tales como la actitud, la experiencia, lass creencias, etc. No entraré hoy aquí en profundidad pero me interesa que tengas muy claro que  a cada segundo estas filtrando tu realidad ¿Y esto que significa?  Que estás obviando un monton de cosas que están ahí, pero como no las percibes ni las procesas, no las ves y no están ahí para ti.

Seguro que te ha pasado alguna vez que estás loco por casa buscando algo que has perdido y al final aparece ¡Delante de tus narices! Eso que buscabas con tantas ganas ha estado ahí en todo momento pero no lo veías, o incluso has sido incapaz de verlo, ha venido otra persona a ayudarte a buscar y lo ha visto en un segundo ¿Te ha pasado?

Mira a lo que quieres, no a lo que no quieres.

En este proceso perceptivo, al igual que cuando estabas buscando por casa, hay multitud de distracciones ¿Sabes cuál es la peor? La queja.

Cuando miras aquello que te disgusta, te molesta y/o te enfada minimizas muchísimo tu capacidad de percibir otras cosas quizás mas agradables, ya que como hemos dicho tu capacidad perceptiva es limitada y solo puedes atender a un porcentaje de estímulos, cuida bien hacia dónde quieres mirar.

Lo primero que debes hacer con tu objetivo, con eso que tanto deseas, es situarlo en el mapa. Una vez colocada la chinqueta podrás mirar en la dirección de aquello que deseas. Hasta entonces irás sin rumbo, perdido, a la deriva, avanzando o no, hacia delante y  hacia detrás…

Y cuidadito: he dicho mirar y no ver. Mirar requiere intención y atención y de ahí el segundo paso.

Atención

No me vale con que pongas la chincheta y te olvides de a dónde vas el resto del día, del mes, del año y de tu vida.

Seguro que alguna vez has ido por la autopista con el rumbo muy claro pero tu mente ha divagado y te has equivocado de camino ¿Qué ha pasado? Pues que no estabas atendiendo y te has perdido.

Para evitar divagar y perderte necesitas poner atención constante en el tiempo a tu chincheta EN EL MAPA.

Tu cerebro busca la comodidad de lo que conoce, no entiende de objetivos ni de viajes a lugares deseados, así que para cuidarte, que es su función, pone el piloto en automático y esto te hará que divagues y que puedas perderte con otras cosas apetecibles que aparecerán en el camino.

Para no perderte necesitas tener foco y persistir mirando eso que quieres, y esto hay que cultivarlo cada día, y cuando digo cada día, no vale hoy sí y mañana no, cada día es todos todos los días hasta que llegues a buen puerto.

La mayoría de las personas no consiguen sus objetivos por falta de persistencia: te apuntas al gimnasio vas un mes y lo dejas, te pones a comer sano una semana (siendo optimistas) y lo dejas en la primera comida con amigos que tienes, ¿Te has leído este cuento verdad? Pues ahora ya sabes la moraleja.

Planificación

Vale has marcado la chincheta y estas mirando para allí todo el tiempo.

¿Y ahora qué? ¿Cómo piensas llegar de donde estás ahora mismo a donde quieres estar?

Tienes que planificar la ruta, el camino que vas a seguir.

Puede ser que haya muchas alternativas para llegar a un mismo lugar así que hay que priorizar ¿Qué es lo que buscas? ¿Rapidez, disfrutar del paisaje, un viaje cómodo, un viaje de aventura…? ¿Tienes poco o mucho tiempo para el viaje? Decide cuál es tu prioridad y planifica tu ruta de forma adecuada a ello.

Traza una línea en el mapa que te permita ver como vas a ir del punto A al punto B, visualiza y describe detalladamente el camino, dime donde vas a parar a repostar, a descansar, a comer, a ver un paisaje bonito…

Acción

Vale casi hemos terminado, tienes el mapa, la chincheta y la ruta elegida.

¿Cuándo te vas de viaje?

Uy a ver espera que te escuche ¿Que me dices? ¿Que hoy te pilla mal? ¡No me lo creo! Ah vale que dices que… ¿Estás buscando el momento perfecto? ah vale vale, pues entonces:

No esperes más, ya has perdido demasiado tiempo, no busques el momento perfecto, de verdad que te prometo que nunca llega.

El momento perfecto para empezar es ahora mismo, y ahora es ahora, en este instante, en este segundo que lees, déja de leerme, deja de pensar y ponte con ello.

¿Quieres una ayudita para ponerte con ello?

Descarga aquí mi guia de 4 pasos para pasar de la teoría a la práctica

¿Te atreves a crear tu MAPA?

PD: Recuerda que con la nueva programación, cada jueves en el blog respondo una pregunta de la sección “El Consultorio” (texto y poadcast) y habrá un artículo quincenal al estilo tradicional, vamos como este que te acabas de leer, en resumen, el martes que viene no, pero el próximo te espero por aquí ¿Vale?