Conflictos, malos entendidos y crisis de toda índole llenan nuestras empresas.

Esto de por sí no es una mala señal, sino todo lo contrario, si tu empresa avanza y crece, encontrará obstáculos en el camino. Lo difícil es gestionar estos momentos sin perder el rumbo y mantener la vision del destino al que quieres conducir a tu negocio.

Saber dónde quieres estar dentro de 1, 3 o 5 años es sencillo cuando todo va bien, tu plan estratégico no vale nada hasta que se demuestra con actos durante las situaciones difíciles.

Al final casi todo se trata de llevar la coherencia a todos los niveles de la empresa, me explico,la mayoría de los empresarios y directivos tienen claro que los obstáculos son necesarios para su negocio, el mercado no les asusta, e incluso a veces son los mejores en momentos de crisis, pero… ¿Y cuándo hablamos de conflictos y crisis con los empleados? entonces muchos de ellos carecen de recursos para enfrentar con éxtio estos conflictos e incluso tiran la toalla.

La mayoría ve obstáculos; pocos ven objetivos; la historia registra los éxitos de estos últimos, mientras que el olvido es la recompensa de los primeros.Alfred A. Montapert

¿Quieres ser del tipo de líder que ve obstáculos u objetivos?

Apuesto a que los objetivos te resultan más atracivos así que te explicaré cómo mantener la calma y no perder el rumbo ante las tempestades que se generan en tu empresa.

Soy muy insistente con la importancia de las competencias del líder: Si tienes una empresa o diriges un equipo de personas, ser un líder competente es tu responsabilidad, y además lo creas o no, es igual de importante que saber de marketing, finanzas, comercial o producción.

Te contaré por tanto las que en mi opinión son competencias clave para un líder a la hora de gestionar situaciones conflictivas y salir exitoso de ellas:

Planificación

Por supuesto estar preparado te va a dar un montón de papeletas más para tener éxito.

¿Cómo puedes preparar o planificar las situaciones conflictivas en la empresa? Tan sencillo como lograr resistirte a un tremendo impulso que te dirá que evites y postergues los conflictos.

En lugar de huir, anticípate, conoce a tus empleados y gestiona sus expectativas. Hablarte sobre cómo hacer esto me lleva a la siguiente de las competencias…

Comunicación

Si fomentas la comunicación en la empresa, todos sabreis lo que esperais los unos de los otros, expectativas sobre la mesa será más fácil anticipar y resolver conflictos.

Cuando no hablamos, no sabemos lo que las otras partes piensan y sienten por lo que damos las cosas por supuesto,  esta es una de las mayores fuentes de conflicto (informalmente hablamos de “montarte tu película”, no inviertas tiempo en esto nunca, sino en conocer y saber lo que se piensa y siente en tu empresa).

Establece espacios en los que hablar periódicamente con las personas sobre aspectos susceptibles de ser conflictivos. Algunos serán muy particulares de tu empresa (debes conocerlos) y hay algunos asuntos que suelen ser universalmente conflictivos: problemas personales (incompatibilidades de personalidad/ formas comunicación), horarios, medición del rendimiento, comparativas con compañeros, cumplimiento de objetivos, reconocimiento del trabajo, etc.

Calma

Mantener la calma es algo que siempre que aconseja y poco se practica.

Estas situaciones difíciles remueven nuestras emociones y en estados emocionales muy extremos no es posible un dialogo productivo para resolver conflictos. Cuando una persona está muy enfadada o muy triste teñirá de drama la situación y alguien que se sienta super contento lo más probable es que deje pasar el tema sin darle importancia.

La calma se consigue estableciéndose en un posición emocionalmente neutra de observador, que no busca enfrentamientos sino comprension de la situación, de las diferentes posiciones, necesidades y sentimientos de todas las partes implicadas.

Investigación y análisis desde una perspectiva global

A veces sí es necesario ir a la raíz del problema. Cuando los empleados tienen mucha antigüedad existe un potente histórico de su vida en la empresa que influye en los conflictos actuales y debemos conocerlo para comprender la situación.

A veces nos cuesta entender porque no empatizamos con las personas, para comprender necesitas quitarte la toga de juez y ponerte las gafas de investigador.

La investigación del conflicto en la empresa supone tomar en consideración todos los aspectos relativos a la persona: su vida personal, su forma de ser, su historia dentro de la empresa, su entorno dentro de la empresa….

Identificar dónde está el problema es importante para concretar y especificar, sin bajar al detalle nos perderemos en enfrentamientos, justificaciones y reproches que agrandarán el problema sin solucionarlo.

Determinación y toma de decisiones

Dejar pasar situaciones conflictivas construye bolas de nieve gigantes en las empresas que aplastan todo lo que se van encontrando haciendose más y más grande cada vez.

En ocasiones fallamos a la hora de decidir y de actuar por miedo a las consecuencias, a generar un conflicto mayor u otras inseguridades que pueden hacer que el líder no actúe y decida cómo poner solución a la situación.

Para resolver un conflicto hay que “mojarse”, comunicar, comprender, empatizar, buscar el win-win….todo esto está bien pero llega un punto en que la única opción resolutiva es tomar una decisión.

¿Cuál de estas competencias te cuesta más poner en práctica?